YouTube Issuu Twitter Facebook

Darse a sí mismo

Diciembre de 2015 · Por: Revista Saludablemente
Darse a sí mismo

Uno de los retos más grandes para vivir nuestra mejor vida ahora es la tentación de vivir egoístamente. Cuando usted vive para dar, usted no solo evitará esa trampa, sino que experimentará más gozo del que jamás habría soñado que sería posible.

Tal vez no se ha fijado qué egoísta es andar siempre pensando en sus problemas, siempre viendo lo que usted necesita y quiere, sin ver las muchas necesidades que tienen las personas que se encuentran a su alrededor. Una de las mejores cosas que usted puede hacer si está teniendo algún problema es ayudarle a alguien a resolver el suyo. Si usted quiere que sus sueños se realicen, ayude a alguien a hacer realidad los suyos. Comience a sembrar algunas semillas para que Dios le pueda traer una buena cosecha; porque cuando nosotros suplimos las necesidades de otras personas, Él suple las nuestras.

Fuimos creados para dar, no solo para complacernos a nosotros mismos, y si se pierde de esa verdad, se perderá de la vida abundante, rebosante, y llena de gozo que Dios tiene para usted. Si hoy se siente solo, no se quede allí sentado, salga a ayudar a una persona sola. Si está desanimado, no se fije en su necesidad , deje de pensar en sí mismo y vaya a ayudar a suplir la necesidad de otra persona visitando un asilo para ancianos o un hospital para niños. Hable por teléfono con un amigo y anímele; usted tiene que sembrar la semilla antes de traer cosecha.

Usted podrá decir… “es que yo no tengo nada para dar” ¡Claro que sí tiene! Puede dar una sonrisa, o un abrazo, puede cortar el pasto y arreglarle el jardín a alguien, puede hacerle un pastel a otra persona; puede visitar a un enfermo y animarle, puede escribirle un mail a algún amigo que necesite de su apoyo. Alguien necesita lo que usted tiene para compartir; alguien necesita su sonrisa, alguien necesita su amor, alguien necesita su ánimo. No podemos funcionar como el “llanero solitario” en verdad todos necesitamos los unos de los otros. Cómo está usted? Se encuentra enfocado en recibir solo lo que quiere, y lo que necesita? Abra sus manos; no las cierre tan fuertemente porque puede que su puño se encuentre tan cerrado cuando Dios quiera bendecirle con cosas buenas. Sea alguien que da en lugar de alguien que solo recibe. El dar es un principio espiritual, una ley inmutable que siempre se cumplirá.

Ahora es el tiempo de desarrollar la actitud de dar. Alguien necesita lo que usted puede dar, y quizá no sea su dinero, quizá su tiempo, quizá sea prestar de su atención, quizá de sus abrazos o de su ánimo. ¿Quién sabe? John Bunyan el autor del clásico “El progreso del peregrino” dijo: “No ha vivido el día de hoy hasta que no ha hecho algo para alguien que nunca le podrá compensar” Tome la decisión que vivirá para dar. No viva para usted mismo; aprenda a dar de sí y su vida nunca será la misma.

«Difundir Artículo»

DESCARGAR GRATIS LEER

SALUDABLEMENTE #56

qr

DESCARGAR NÚMEROS ANTERIORES

  • Saludablemente #56
    DescargarLeer
  • Saludablemente #55
    DescargarLeer
  • Saludablemente #54
    DescargarLeer
  • Saludablemente #53
    DescargarLeer
  • Saludablemente #52
    DescargarLeer
  • Saludablemente #51
    DescargarLeer
  • Saludablemente #50
    DescargarLeer
  • VER TODAS

    Contáctanos Aquí

    Teléfono: 5093952

    ESCRÍBENOS
    YouTube Issuu Twitter Facebook
    clientes

    Esta obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México. Leer nuestro Aviso de Privacidad. Diseñado y producido por Mercadotecnia Especializada.


    Teléfono: 5093952    Email: hola@saludablemente.com.mx  

    ESCRÍBENOS
    YouTube Issuu Twitter Facebook