YouTube Issuu Twitter Facebook

Espere cosas buenas

Noviembre de 2015 · Por: Revista Saludablemente
Espere cosas buenas

Nuestras expectativas establecen los límites para nuestras vidas. Si usted espera poco, recibirá poco. Si no espera que las cosas mejoren, no mejorarán. Pero si espera más favor, más cosas buenas, un ascenso y aumento, entonces usted verá nuevos niveles de favor y de éxito.

Cada mañana cuando despierte usted debería declarar: “Cosas buenas sucederán hoy” Usted debe establecer el tono al comienzo del día; y entonces durante todo el día, debería tener esa actitud expectante.

Igual que un niño pequeño que espera abrir un regalo, usted debería estar atento pensando “No puedo esperar para ver qué pasará”, no pasivamente, sino esperando activamente.

Demasiadas personas van casi arrastrándose pensando “nunca me pasa nada bueno” en vez de eso, empiece a buscar cosas buenas. Espere estar en el sitio correcto en el momento correcto. Espere que sus sueños se cumplan. Espere ser un ganador.

No entre aun lugar nuevo pensando que no le caerá bien a la gente. No entre a la tienda pensando que no habrá de encontrar lo que usted busca; no haga una entrevista de trabajo pensando que no le darán el empleo, no piense al menor estornudo que morirá de pulmonía. Sus expectativas son su fe en acción. Cuando usted anticipa cosas buenas, por ejemplo pensar que las cosas irán bien, que las cosas sucederán de forma mejorable, entonces usted está desatando su fe. Eso es lo que permite que sucedan las cosas buenas.

Pero sus expectativas trabajan en las dos direcciones. Si se levanta por la mañana y espera que sea un día aburrido, no espera que sucedan cosas buenas, entonces eso es lo que experimentará. Su fe está funcionando, el problema es que usted la está usando en dirección equivocada.

Actualice sus expectativas

Un joven me contó que estaba preocupado respecto a hacer sus exámenes finales. Había estudiado y se había preparado pero estaba muy preocupado porque siempre que hacía un examen importante, se estresaba y no recordaba lo que había estudiado. Y siempre acababa haciendo un pésimo trabajo. Él inconscientemente ya estaba esperando fracasar.

Yo compartí este principio con él y le dije que estaba anticipando las cosas incorrectas. Le dije “ Tienes que cambiar tus expectativas, durante todo el día, di para ti mismo: Voy a hacer un trabajo excelente en este examen, voy a recordar todo lo que he estudiado, voy a estar calmado y en paz”.

Semanadas después volvió y me dijo que le había ido mucho mejor que cualquier otro examen. Déjeme preguntarle, ¿qué está usted esperando? Cosas grandes? Cosas pequeñas? ¿O nada en absoluto?

Es fácil anticipar lo peor, pero si lo mira desde el punto de vista de la fe y espera lo mejor (sobresalir, tener éxito, sanar) entonces usted atraerá bendiciones y favor.

Algunas personas han tenido una mentalidad negativa durante tanto tiempo, que ya ni siquiera se dan cuenta de ello, es “natural” para ellos suponer lo peor. Y normalmente eso es lo que consiguen. Conozco a una señora que ha pasado por muchas cosas negativas en su vida, y era como si ella estuviera en piloto automático. Esperaba que las personas le hicieran daño y normalmente se lo hacían. Esperaba que las personas fueran deshonestas y finalmente, lo eran. Esperaba ser despedida de su trabajo, y finalmente lo fue.

Sus expectativas atraían todo lo negativo. Un día aprendió este principio y comenzó a anticipar cosas diferentes. Esperaba lo mejor en vez de lo peor, hoy en día su situación ha cambiado por completo. Ella está viviendo una vida victoriosa. Puede que usted haya tenido decepciones y situaciones injustas, pero no cometa el error de vivir con una mente negativa. En lugar de esperar más de lo mismo, comience a esperar que todo cambiará. No piense que apenas sobrevivirá. Esté seguro que tendrá éxito. No espere ser derrotado, espere salir siempre victorioso.

Puede que no siempre tenga ganas de ello, pero cuando se levante cada mañana necesita recordarse a usted mismo que es más que vencedor. Sus victorias más grandes están aún delante de usted, la gente correcta, las oportunidades correctas, están ya en su futuro. Ahora salga y esté entusiasmado respecto a su día, esperando que las cosas cambien a su favor. Su actitud debería ser “ Estoy esperando cosas buenas, conocer las personas correctas, ver incremento en el negocio, hoy amanecí mucho más sano y saludable, me siento mejor, y anticipo que estaré en el lugar adecuado y en el momento adecuado.”

David dijo en Salmos “Ciertamente el Bien y la Misericordia me seguirán todos los días de mi vida” Suelte cada error y deje ir todos los fracasos.

Espere que el bien y la misericordia le seguirán dondequiera que vaya. Es bueno alguna vez mirar atrás y decir “ Eh, bien, Eh, misericordia ¿cómo van por ahí atrás?” Cambie lo que está esperando, tenga fe, tenga esperanza, y comience a esperar el Bien.

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida”

Sal 23

Cambie lo que está esperando, tenga fe, tenga esperanza, y comience a esperar El bien.

«Difundir Artículo»

DESCARGAR GRATIS LEER

SALUDABLEMENTE #56

qr

DESCARGAR NÚMEROS ANTERIORES

  • Saludablemente #56
    DescargarLeer
  • Saludablemente #55
    DescargarLeer
  • Saludablemente #54
    DescargarLeer
  • Saludablemente #53
    DescargarLeer
  • Saludablemente #52
    DescargarLeer
  • Saludablemente #51
    DescargarLeer
  • Saludablemente #50
    DescargarLeer
  • VER TODAS

    Contáctanos Aquí

    Teléfono: 5093952

    ESCRÍBENOS
    YouTube Issuu Twitter Facebook
    clientes

    Esta obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México. Leer nuestro Aviso de Privacidad. Diseñado y producido por Mercadotecnia Especializada.


    Teléfono: 5093952    Email: hola@saludablemente.com.mx  

    ESCRÍBENOS
    YouTube Issuu Twitter Facebook