YouTube Issuu Twitter Facebook

Gozo: el secreto del contentamiento

Diciembre de 2015 · Por: Revista Saludablemente
Gozo: el secreto del contentamiento

Es fácil confundir la felicidad con el gozo. Muchas personas piensan que tienen gozo en el corazón cuando lo que en realidad experimentan son los beneficios de un clima agradable, una buena salud y el estómago lleno. O puede suceder lo contrario. Es posible sentirse tan miserable por causa de las circunstancias, que una persona viva constantemente deprimida.

El gozo se manifiesta aun en las circunstancias difíciles. Es allí donde el gozo debe ejercitarse en nuestro espíritu. Si bien la felicidad desaparece cuando la impactan las dificultades, el gozo soporta las dificultades y se sobrepone a ellas. Esa es la diferencia fundamental entre felicidad y gozo. La felicidad es un sentimiento. El gozo es un estado.

La buena noticia es que el gozo se encuentra disponible para quien lo desea recibir y experimentar. Podemos experimentar gozo cumplido en nosotros. Hoy mismo. En el lugar en que nos encontramos. En este momento. El gozo es constante y permanente a pesar de las circunstancias adversas.

Anne Hobbs Purdy, una joven maestra que se trasladó a Alaska para enseñar en una escuela situada en un área remota, tenía muchos deseos de adaptarse y ser aceptada por los nativos. Le preguntó a uno de ellos cuándo dejaría de ser considerada una “cheechako” (una recién llegada) y en cambio pertenecer a su pueblo. El nativo le dijo que algunas personas nunca lo logran. Nunca aprenden a disfrutar de la vida en el severo clima de Alaska. Sólo la toleran.

Aquí esta creo yo la clave de una vida mas gozosa

No podemos ser personas gozosas si nunca aprendemos a disfrutar de la vida así como es. No es posible experimentar gozo si sólo toleramos las circunstancias. Eso quiso decir Pablo al escribir:

“No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.”

(Flp 4:11)

En la prisión, experimentando frío, hambre y soledad, Pablo no soñaba con estar en una playa tropical rodeado de amigos, bebiendo leche de coco y disfrutando de la vida fácil. El había aceptado la realidad que le tocaba vivir por causa de su fe y no anhelaba lo imposible. Por eso, en medio del frío, el hambre y la soledad pudo sentir la tibieza, la abundancia y la compañía del Dios que nunca nos abandona y que está aún más cerca cuando enfrentamos dificultades en el camino. Es allí donde nuestro gozo se templa y profundiza.

Muchos estamos acostumbrados a una vida fácil. Si algo nos resulta aburrido, difícil o doloroso, queremos evitarlo. Por supuesto, no buscamos ser mártires. Por eso, si algo puede solucionarse, le encontramos solución. Si una situación puede mejorarse, procuramos mejorarla. No debemos conformamos con el status quo; debemos crecer y avanzar. Es un hecho que no ocurre crecimiento o desarrollo de carácter cuando estamos cómodos, sino cuando enfrentamos dificultades y las superamos. Corremos el riesgo de pasar por alto esta lección vital de la vida si tratamos de esquivar lo que nos resulta incómodo o difícil.

Una manera fácil de mantener suficiente reserva de gozo para la jornada es contar nuestras bendiciones. Una vez, cuando estaba muy fatigada y deprimida, comencé a llevar un “diario de gratitud”. Cada noche, antes de acostarme, escribía cinco cosas por las que estaba agradecida. A veces era un ejercicio fácil de realizar, pero otras veces tenía que luchar para recordar cinco cosas por las cuales estar agradecida. Con esa “tarea” por delante, comencé inconscientemente a buscar hechos o eventos durante todo el día que pudiera anotar más tarde. De esa manera, estuve atenta a los aspectos positivos de lo que me sucedía durante el día. Fui entrenando mi mente y mi atención para tomar nota de las cosas buenas que me sucedían. Pronto me di cuenta de que comenzaba a pasar por alto muchas de las cosas desagradables que me sucedían porque mi cerebro no las consideraba importantes. No eran relevantes ni positivas y, como resultado, no las anotaba en mi lista esa noche.

Si usted quiere una prueba de cómo funciona esto, haga un ejercicio: decida comenzar a fijarse en un modelo específico de automóvil. Yo nunca había visto un PT Cruisers, con su diseño singular, hasta que un amigo compró uno. Repentinamente, empecé a ver PT Cruisers por todos lados. En cualquier salida veía por lo menos media docena. En apenas una semana, creo que había visto ese modelo en todos los colores en que se lo produce. “Buscad y hallaréis” (Mt 7:7). Podemos aplicar este principio a muchas áreas de nuestra vida, incluyendo la gratitud y el gozo.

La falta de gozo en el corazón de la gente es una las principales razones por la que vemos tantas tragedias a nuestro alrededor. Si nos falta el gozo, no estamos en condiciones de esperar nada bueno al fin de la jornada. Si lo tenemos, todo es diferente.

Sabemos como es una vida sin esperanza. Vemos sus efectos en los noticieros

El deseo de Dios es que portemos luz en el rostro y gozo en nuestros corazones. Usted y yo podemos tener esa luz en el rostro y ese gozo en nuestro corazón, todos los días. Es nuestro privilegio experimentar el gozo que Dios nos promete y compartirlo con los que nos rodean. Llene su vida de gozo, y comience hoy mismo la jornada.

«Difundir Artículo»

DESCARGAR GRATIS LEER

SALUDABLEMENTE #56

qr

DESCARGAR NÚMEROS ANTERIORES

  • Saludablemente #56
    DescargarLeer
  • Saludablemente #55
    DescargarLeer
  • Saludablemente #54
    DescargarLeer
  • Saludablemente #53
    DescargarLeer
  • Saludablemente #52
    DescargarLeer
  • Saludablemente #51
    DescargarLeer
  • Saludablemente #50
    DescargarLeer
  • VER TODAS

    Contáctanos Aquí

    Teléfono: 5093952

    ESCRÍBENOS
    YouTube Issuu Twitter Facebook
    clientes

    Esta obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 México. Leer nuestro Aviso de Privacidad. Diseñado y producido por Mercadotecnia Especializada.


    Teléfono: 5093952    Email: hola@saludablemente.com.mx  

    ESCRÍBENOS
    YouTube Issuu Twitter Facebook